Por qué

19 Sep

Empiezo escribiendo esto en Word, ya que no estoy  100% segura de la continuidad de escribir en un blog. Probé con cartas, con tuits y demás mierdas pero de todas formas lo abandono, aunque me resulte urgentemente necesario plasmar todo en letras. Lo necesito, siempre lo necesite, con todo. Es como si escribiendo pudiera acomodar un poco todo lo que siento. Es mi mejor manera de encontrar un poco de armonía y de entenderme con lo que me pasa, porque sino las ideas y todo todo acampa de por vida en mi cabeza y me vuelvo loca. Una gran amiga, a quien recurria con todos mis delirios y mis NOSEQUEHACER me sugirió “¿Por qué no le escribís a Indiana?”. Hell yeah, cómo no se me ocurrió antes? Si fue la existencia de su vida en la mia la que me llevó a recorrer  e intentar entender el embrollo que hace años estaba en mi cabeza? Asique empecé a escribirle, pero ahora que pasaron un poco las semanas y la desesperación , me doy cuenta de que le escribí como contándole mi historia y para que entendiera ciertas decisiones que estaba a punto de tomar, sintiéndome culpable de cómo podían afectar su futuro. Estaba por tomar decisiones completamente PUÉRPERA (loca) y a dos meses  de haber parido. No sólo estaba (y estoy) devastada y desbordada porque me cambió la vida al tener una criatura a mi cargo, mudarme, convivir con mi novio y modificar mis prioridades para siempre, sino que estaba PUER PE RA. Mis planes eran salir corriendo de todo esto para hundirme para siempre en los brazos de mi ex.  JAJAJAJAJAJAJAJAJA. Con eso creo que puedo perfectamente resumir lo que le pasa a una mujer durante el puerperio, por lo que opté en nombrar a la historia que le estaba contando a mi hija para que la leyera en un futuro como “Crónica de mi puerperio”. Asique acá estoy, en mi casa (todavía no puedo decirle hogar), solas con Indiana, un jueves en el que no me persigue la idea del giro de 180° hacia mi pasado. Quizás mañana vuelva, por lo pronto acompaño con unos mates la paz que me engaña de vez en cuando. Elegí este nombre no por mi edad, ya que considero que a los 22 años ya no sos ninguna pendeja. Sino a mi falta de experiencia, de haber vivido las cosas que se suponen debe vivir una pendeja de 22 años. En honor a todos los que les parezco una pendeja de mierda, pendejita madre.

Anuncios

2 comentarios to “Por qué”

  1. angulita septiembre 19, 2013 a 8:23 pm #

    Hola! Me dan ganas de seguir leyendo tus catarsis. Besosss

    • pendemadre septiembre 20, 2013 a 2:37 pm #

      Hola, gracias!! Nos estamos leyendo, un beso! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mamma, Mamá

Aquí escribo, descargo, aprendo y comparto lo poco que sé y todo lo que voy aprendiendo sobre la maternidad y la vida lejos de casa. Hago lo que puedo.

esta que te parió

es la vida que me alcanza

Maternidad Al Palo

La puta madre que la parió since 2013.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: